domingo, 29 de junio de 2014

Madrid, 3ª de verano


Tres novillos de nota
Crónica de Barquerito
Novillo "Corneto" Nº 10 de 3 años y 505 kilos, lidiado 2º por Manuel Díaz Gómes
Discreto debut de dos novilleros en las Ventas: elegante pero sin asiento el emeritense Curro Damián, arrojado y valeroso el madrileño Carlos Galván. Ocasión perdida

TRES NOVLLOS francamente buenos de Gabriel Rojas. Primero, segundo y sexto. Repartidos en lotes distintos. Lustroso el primero, negro, frondosa la borla del rabo que arrastraba la arena. Embestidas prontas y humilladas, templado son. Pero no lo vio claro Curro Damián, extremeño de Mérida, 27 años, nuevo en Madrid. Salido de la celebrada Escuela Taurina de la Diputación de Badajoz, A Luis Reina, su primer director, torero artista, brindó Curro el novillo.
Y a Caco Senante, el trovador canario, buen aficionado, notable valedor del toreo. Este Damián no pertenece a las nuevas generaciones de novilleros brillantes de la Escuela. Se licenció en 2006, ha toreado muy poco. Buena  figura. No basta con ser torero, hay que parecerlo, pero no basta con parecerlo. Buenos doblones para abrir faena. Luego, se le fueron los pies. Se echó fuera con la espada. Aplaudieron al toro en el arrastre. No muchos, pero había aficionados entre una mayoría de turismo forastero.

El segundo se llamaba Corneto. De las famosas reatas de músicos del encaste Núñez. El difunto Gabriel Rojas compró en su día Núñez puro y lo puro asoma de cuando en cuando. Este músico, por ejemplo. Ensillado y astifino, noble. Calidad. El único de la terna que había toreado antes en las Ventas era el portugués, de Lisboa, Manuel Dias Gomes. No un veterano, pero ya obligado a dar el paso siguiente. Una faena algo corta de aliento. De acompañar los viajes más que de gobernarlos y ordenarlos. Dibujo muy logrado en muletazos sueltos de caro color. Una tanda muy bien pintada y ligada. Vertical el torero, algo rígido. Ajuste relevante cuando toreó hacia dentro. Por tanto, buena escuela. No se puso por la mano izquierda. Justa de alma, se desinfló la faena.

El sexto, colorado, chorreadito, ojo de perdiz, ensillado, salió corretón, se soltaba como buen Núñez al galopito, protestó en el caballo, embistió con espléndido estilo. Arrojado el madrileño Carlos Galván, que llevaba tiempo sin torear pero hizo el esfuerzo. Valiente para asentarse. Grandes deseos de torear con pureza sin reparar en las formas. Mano baja, corazón para ajustarse y tenerse sin afligirse. Faltó la astucia de ganar el pitón contrario para ligar. Mucho quiso el toro, pero no tanto. Seis pinchazos después de un trabajito más celebrado que cualquier otro.

Damián estuvo más entonado, firme y seguro con un sobrero cabriloco de Sánchez de León que con el torito del debut. Un sobrero jabonero, alto de cruz, flacote, astifino, mugidor, escarbador, venido a menos. Gazapeaba de costado: gran rareza. Muy a voces toreó Damián, pero, entregado, pegó muletazos buenos, de enganchar por delante, medir la embestida y rematar. Faena improvisada. De mucho querer.

Al  quinto, el de menos juego de los seis de Rojas, lo despidió Dias Gomes casi por sistema en muletazos demasiados escupidos. Un bonito arranque –doblones genuflexos, una lograda tanda en redondo, uno de pecho soberbio- pero faena a menos. De no buscar más en el toro. Y un tercero de gran vibración, pero lesionado en las manos, no se sabe si antes o después de dos varas muy lesivas. A pesar de las claudicaciones, embestidas codiciosas. El nervio de la casta. Valeroso y porfión Galván. Un punto tosco de tanta llaneza. Vestía un terno menta y oro con bordados de pasamanería. Muy chillón disfraz. Curro Romero los gastaba así en sus dos últimas épocas. Pero era Curro Romero.

FICHA DE LA NOVILLADA

 Madrid, 29 junio. Plaza de Las Ventas. Estival. 3.500 espectadores. 5 novillos de Gabriel Rojas, de muy buenas hechuras y condición, y un sobrero -4º bis- de Sánchez de León. 1º, 2º, y 6º de Rojas, de nota.
Curro Damián, (debut) silencio tras aviso y división tras aviso.
Manuel Dias Gomes, saludos tras aviso y silencio.
Carlos Galván, (debut) silencio en los dos. Damián, de Mérida (Badajoz

 

 

lunes, 23 de junio de 2014

Madrid 22 de junio, 2ª de verano


Gusta mucho un novillero raro: Juan Miguel
Crónica de Barquerito
 
Juan Miguel con la oreja del sexto novillo "Venturoso" de 539 kilos
Foto: www.las-ventas.com
La primera sorpresa del verano taurino en las Ventas. De Colmenar de Oreja, torero ya hecho, capaz, con temple. Un triunfo. Novillada de calidad de María Cascón, 520 kilos promedio.

EN LA SEGUNDA novillada de las repescas de verano en Madrid vino a destaparse un torero de Colmenar de Oreja que se anuncia con sus dos nombres de pila: Juan Miguel. El mismo día en que cumplía veintiocho años. Se presentó en las Ventas en julio de 2013. Impresión, entonces, de torero con valor y oficio, rodado y capaz. Se confirmó todo eso –el valor, la capacidad, el oficio- en esta segunda salida, que tuvo aire casi triunfal. Una oreja, pudieron ser dos.

Cierto clamor. Por encajarse al torear de salida a la verónica con un capote gastadito y sin demasiado vuelo. Por saber estar muy compuesto con dos toros nobles, pero ofensivos: el novillo enorme que se usa en Madrid. Por abrir faena con el sexto de largo a la sevillana usanza: la muleta recogida en cartucho de pescado, cite en los medios, toro en tablas. El engaño en la izquierda, por tanto. El espejo de José Tomás y Talavante. Y por templarse muy limpiamente, por ligar a pulso las tandas con natural soltura y suficiente ajuste, por rematar cumplidamente muletazo, por abrochar siempre con buenos cambiados. Por la firmeza.

Por la buena cabeza para torear: la manera de medir sus dos toros, que fueron bastante distintos. Un tercero estrecho y largo, fino de cabos, cornidelantero y astifino, de nervio encastado en principio pero con tendencia a soltarse en la muleta; y un sexto que no quiso caballo pero sobrevivió a dos volatines terribles y sacó luego el son que llevaba dentro y que pareció en las templadas manos de Juan Miguel un tesoro. Muy redonda esta segunda faena; no tan hilvanada la anterior, sellada, además, por dos acostones del toro que dejaron huellas de sangre en el terno blanco y plata del torero. Mejor toreros que matador: cinco pinchazos y dos descabellos, en el primer turno. Otro pinchazo en el sexto, pero solo el previo a una estocada extraordinaria.

Buenas nuevas, pues. Y, además, debut prometedor del hierro de María Cascón con corrida completa. Con ella tomó antigüedad la ganadería. La ganadera titular es la viuda de Juan Luis Fraile, el criador romántico que se propuso un día reconstruir en Salamanca el encaste Graciliano (Pérez Tabernero), lo más bravo en Santa Coloma del campo charro. Todavía conserva la familia esa parte, que da fiereza de otra época y tuvo en Francia gran cartel hace no tanto: en los ochenta, en los noventa. Entonces era Luis Fraile “el ganadero de Bayona”. Hasta que aparecieron los problemas sanitarios.

Después de la muerte repentina de Luis Fraile, mayo de 1998, en vísperas de lidiar en San Isidro una corrida extraordinaria, la familia –los hermanos de Puerto de San Lorenzo, sus hijos- abrieron una línea nueva en la ganadería. La línea Lisardo-Atanasio, tan de marca Fraile. Y esta fue la novillada de la repesca y rescate. Buena de verdad: nobleza sin tacha. Hechuras soberbias: los lisardos –segundo, tercero y cuarto- bastante más bellos que los atanasios. Muy astifinos los seis. Playero el primero; armónicos los otros cinco. De calidad particular el sexto. De buen juego primero y tercero, muy prontos los dos. Frágiles segundo y quinto, pero los dos apuntaron notable condición. De mucha bondad el cuarto, castigado por un volatín imponente.

Muy discretos y justitos los compañeros de terna de Juan Miguel. Una rareza: dos novilleros de la vinatera Colmenar de Oreja en el mismo cartel. Juan Miguel y Raúl Cámara, parsimonioso, prudente, no demasiado atrevido. Se dice fríos a esa clase de toreros. Muy inseguro y sin asiento el vallisoletano Jorge Escudero, que apenas asomó en detalles caritos.

FICHA DE LA NOVILLADA
Madrid, 22 junMadrid. 2ª de las novilladas de verano. 3.000 almas. Templado, primaveral. Seis novillos de María Cascón (520 kilos promedio). Tomó antigüedad la ganadería, de línea Lisardo-Atanasio. De grandes y buenas hechuras, novillada muy astifina y bien puesta. Fue excelente el sexto. Dieron muy buen juego primero y tercero. De gran nobleza pero frágiles los otros tres.

Raúl Cámara, silencio tras aviso y saludos.
Jorge Escudero, silencio y silencio tras un aviso.
Juan Miguel, silencio tras aviso y una oreja

Picaron muy bien Chano Briceño y Paco María. Notable la brega de Jesús Aguado y Vicente Yestera.

lunes, 16 de junio de 2014

Madrid, 15 de junio fuera de abono


La estirpe Domecq sigue creciendo

Por: Barquerito

Toma antigüedad en Madrid con una novillada desigual la ganadería extremeña de Guadajira, formada sobre una base de Martelilla. Apuntes buenos de Diego Fernández.
5º Novillo "Jalafino" Nº 9, tresañero de 538 kilos
Foto: www.las-ventas.com
 
 
 
 
 
 
ERAN NOVEDAD el ganadero y su hierro. El ganadero, extremeño, Muñoz Becerra. De Feria, Badajoz. La ganadería, Guadajira. No confundir con Guadaíra. El encaste, de dos líneas Domecq: una, que fue primera compra, de Martelilla –Gonzalo Domecq, antes Marqués de Domecq; y otra, de El Torero, Salvador Domecq. Más visible en la corrida del debut en Madrid la línea de Martelilla y, por tanto, del refresco de Juan Pedro. Por nueva, y por lidiarse entera la novillada, cobró antigüedad la ganadería. Habrá que trabajar con ella.
 
 
Dos novillos de interés: un segundo que galopó de salida, se empleó sin duelo, metió la cara y tuvo nobleza; y un tercero que arreó de partida, persiguió de bravo en banderillas y sacó picante, el chispazo díscolo de la casta, pero no el mismo ritmo tan risueño del segundo. El quinto de corrida, que llegó a afligirse en los dos primeros tercios –reculaba hacia la puerta de arrastre en banderillas-, sacó en la muleta, y fuera de querencia, un son sorprendentemente bondadoso. Murió de manso.
Mansito pero noble fue el primero, que estaba listo a los diez viajes y topaba más que embestía. No llegaba a encelarse. Muy grandullón, el cuarto, hecho cuesta arriba, se apagó enseguida, vino a toques pensándoselo mucho, claudicó y terminó por echarse tras un pinchazo. El sexto, acochinado, peleó en varas, esperó en banderillas y ni metió los riñones ni descolgó.  En el fiel de la balanza la novillada del estreno. La línea del segundo de los seis, la más en el tipo propio de la estirpe de Martelilla, debería ser la guía.
Terna heterogénea. Con oficio el colmenareño Miguel de Pablo; que domina un lance tan exquisito como la media verónica: la dibuja despacio, a suerte cargada. Suelto con el capote. La imaginación justa con la muleta. Tranquilo y fácil con el mansito primero; más decidido que afortunado con el cuarto, en los medios con él pero en faena de tirar líneas y no de apostar. El lorquino Miguel Ángel Moreno dejó pasar la mejor ocasión de la corrida: el segundo novillo. Se templó a ratos con él, pero no se ajustó nunca. Todo por fuera y hacia afuera. Apenas asiento real. Una última tanda enrabietada, un desplante frontal y a pie, y arrojando lejos los trastos. No vio las cosas claras con el quinto. De pronto, no sabía qué hacer. “¿Te queda mucho pa’terminar…?”, dijo uno con vieja guasa castiza.
Y el palentino Diego Fernández, que en la última feria de Otoño dejó en las Ventas impresión de torero refinado, formal. Excelente manejo de los engaños. Le traicionó mucho el viento: lo descubría. Siempre compuesta la figura. Dos tandas excelentes cuando dio con el sitio y la distancia que quería el tercero de la tarde. Ligó el natural con el de pecho; remató con molinete de repertorio caro una soberbia tanda de mano baja en redondo. El sexto le hizo sufrir un poco. Y más que el toro, el viento. Entonces pareció venirse abajo. Pasa cuando se siente que Madrid es la penúltima baza.
FICHA DEL FESTEJO
Madrid, 15 jun. Novillada fuera de abono. Primaveral, ventoso. 3.000 espectadores. Seis novillos de Guadajira (Ángel Muñoz Becerra). Tomó antigüedad, hechuras y condición desiguales. 2ª Y 3ª buen juego. 4ª apagado Y 5ª con son. De pobre nota 1ª. Fue y vino 6ª.
Miguel de Pablo, silencio y silencio tras un aviso.
Miguel Ángel Moreno, silencio tras aviso y silencio.
Diego Fernández, silencio tras un aviso y silencio.

viernes, 13 de junio de 2014

MADRID, TROFEOS BIENVENIDA 2014

El caleño Diego Ramos premiado
 
Por: Jorge Arturo Díaz Reyes
 
El pintor caleño Diego Ramos ha recibido el premio “Bienvenida a la Torería” en Madrid. Su exposición estuvo abierta en la sede del  Colegio Oficial de Veterinarios durante la feria de San Isidro.
Diego Ramos en su exposición durante San Isidro 2014
Foto: La Loma - Del Toro al Infinito
 
El Círculo de amigos de la dinastía Bienvenida, ha presentado su premiación de la feria de San Isidro 2014, así:

Miguel Ángel Perera, triunfador de la feria. Premio Fábula Taurina.
 
“Zahonero”, toro de Miura, N° 28, cárdeno de 611 kilos, lidiado segundo la tarde del 8 de junio por Javier Castaño. Toro más bravo. Premio Fábula ganadera.

Uceda Leal, mejor estocada, por la ejecutada el 27 de mayo al toro “Gritador” de Fuente Ymbro, 1° de las tarde. Premio Pepe Bienvenida.

Marcos Galán, de la Cuadrilla de Javier Castaño por su excelente brega con la capa. Premio Fábula de plata.

Justo Polo Ramos, mejor presidente, por su rigurosidad. Premio Pañuelo de oro.

Diego Ramos, “excelso pintor colombiano que ofrece su arte al servicio del mayor prestigio de la cultura taurómaca”. Premio Bienvenida a la Torería.

COMPOSICIÓN DEL JURADO:
Presidente: Sr. D. Miguel Mejías "Bienvenida"
Secretario: Sr. D. José Ramón García García
Vocales:
Sr. D. Mario Alonso Pastor
Sra. Dª Beatriz Badorrey Martín
Sr. D. Gustavo Blázquez Manso
Sr. D. Fernando Claramunt López
Sr. D. Felipe Díaz Murillo
Sr. D. José Manuel Durán Jiménez
Sr. D. José María Garrido Garrido
Sr. D. Fernando Herrero Moreno
Sr. D. Javier Hurtado Gutiérrez
Sr. D. Juan Pablo Jiménez Pasquau
Sr. D. Juan Lamarca López
Sr. D. Marcos Martín Merlo
Sr. D. José Ramón Márquez Glez. de Rueda
Sr. D. Alberto Mateos Arroyo
Sr. D. Javier Morales Fernández
Sra. Dª María Dolores Navarro Ruíz
Sr. D. Juan Miguel Núñez Batles
Sr. D. Vidal Pérez Herrero
Sr. D. Ignacio Ruiz Quintano
Sr. D. Javier Sánchez Arjona
Sr. D. Julio Stuyck Collado
Sr. D. Antonio Tejerina Castellanos
 
 
 
 
 


miércoles, 11 de junio de 2014

Madrid, más premios de San Isidro 2014

Victorino Martín Triunfador
 
Por: Jorge Arturo Díaz Reyes
 
El encierro corrido en el festejo 29 de la feria, duramente cuestionado por la crónica taurina y los toreros, pero aplaudido de salida y arrastre por el público de Las Ventas, ha sido premiado por la Peña El Puyazo.
 
toro de Victorino el 6 de junio en San Isidro 3º.- Nº 27, Vengativo, cárdeno, 526, 2/10

Después de análisis en que se valoraron los encierros de Montecillo, Puerto de San Lorezo, Parladé, Fuente Ymbro y Miura, El Jurado decidió así:
 
TROFEO A LA MEJOR CORRIDA EN PRESENTACIÓN Y JUEGO: Victorino Martín, lidiada el 6 de junio en el festejo 29 de la feria, por: Uceda Leal, Antonio Ferrera y Alberto Aguilar.
 
Zahonero de Miura y Fernando Sánchez el 8 de unio en Madrid
 
TROFEO AL MEJOR PICADOR EJECUTOR DE LA SUERTE DE VARAS: Fernando Sánchez, de la cuadrilla de Javier Castaño por el tercio ejecutado a “Zahonero” de Miura, segundo de la corrida 31 de la feria.
 
JURADO:
Presidente, José María Moreno Bermejo.
Secretario: Rafael Montoro.
Vicepresidente: Gustavo Blásquez,
Vocales: Juan Lamarca, Javier Morales, Julián Agulla, Pedro Saiz, Jorge Guevara, José Gago Rueda.
 


lunes, 9 de junio de 2014

PREMIACIÓN DE SAN ISIDRO 2014

Perera y Cartuchero triunfadores de San Isidro 2014
 
Por: Jorge Arturo Díaz Reyes, Madrid
"Cartuchero" n° 109 del Puerto de San Lorenzo 573 kios , lidiado por Daniel Luque (oreja)
 Foto: www.las-ventascom
  
Miguel Ángel Perera ha obtenido el Premio Taurodelta al triunfador de la Feria de San Isidro tras las votaciones producidas al término del festejo celebrado esta tarde. El Jurado ha decidido conceder los siguientes premios:
  • Triunfador de la feria: Miguel Ángel Perera
  • Mejor faena: Miguel Ángel Perera
  • Mejor novillero: Francisco José Espada
  • Mejor rejoneador: Sergio Galán
  • Torero revelación: Juan del Álamo
  • Mejor estocada: Uceda Leal
  • Mejor picador: Óscar Bernal
  • Mejor brega subalterno: Marco Galán (Cuadrilla Javier Castaño )
  • Mejor par de banderillas:  Ángel Otero
  • Mejor ganadería: Parladé
  • Mejor toro: Cartuchero, nº 109 de Puerto de San Lorenzo.
El Jurado, a petición de varios de sus miembros, decidió conceder una mención especial, fuera de las categorías mencionadas al matador Miguel Abellán por su actuación en la tarde del viernes 30 de mayo.
El jurado estuvo compuesto por:
D. Carlos Abella, D. Ignacio Álvarez Vara "Barquerito", D. Andrés Amorós, D. Federico Arnás, D. Pedro Javier Caceres, D. David Casas, D. Íñigo Crespo, D. José Antonio del Moral, D. José Luis de la Chica, D. José Manuel Durán, D. Jorge Fajardo, D. Marco Antonio Hierro, D. Carlos Ilián, D. Javier López, D. Antonio Lorca, D. José Antonio Martínez Uranga, D. Manuel Molés, D. Miguel Ángel Moncholi, Dª Patricia Navarro, D. Sixto Naranjo, D. José Luis Ramón, D. Francisco Serrano y D. Vicente Zabala.
Actuó como secretario del Jurado D. José María Baviano, Director de Comunicación de Taurodelta.



domingo, 8 de junio de 2014

Madrid 31ª de San Isidro – 2014

Toro de Miura
Por: Jorge Arturo Díaz Reyes
Zahonero, de 611 kilos, se roba la tarde y hasta le piden la vuelta al ruedo. Toro de trofeo. Encierro variado y bravo, no bien lidiado. La terna silenciada.

Javier Castaño con el 2º  de la tarde "Zahonero" bravo 611 kilos.
La divisa verde y negra de Miura, exclusiva para Madrid, llevaba nueve años sin venir. Su regreso hizo presentir, hasta saltar el quinto, una reaparición histórica. El segundo, Zahonero, # 28, cinqueño, cárdeno bragado, se arrancó pronto de los medios para tres varas a ley, arriñonadas, enceladas, que le administró Fernando Sánchez, quien se fue ovacionado.


Luego, protagonizó con David Adalid y el otro Fernando Sánchez, un segundo tercio de los más emotivos del serial. De poder a poder el primero, y al sesgo los otros dos, arriba y por la cara, desataron una ovación escandalosa y el saludo obligado. Los dos primeros tercios más vibrantes de la feria. Toro, picador y banderilleros.

Toro, toro, bravo. Al toque, de muy largo, arremetió contra la muleta de Javier Castaño, que prometía y no cumplía. El miura repitiéndose con generosidad, metía la cara, y el trapo lo distanciaba, poniendo el bulto a buen recaudo. Así, por un pitón y por el otro, con una vulgaridad insufrible, dejó ir el toro, quizá el de la feria, sin la lidia que pedía, sin el lucimiento que ofrecía y sin los honores que merecía. La plaza llena, clamaba justicia, y al rodar el gran bravo, bajo una estocada ida y un descabello. La ovación creció hasta la petición de vuelta que don Javier Cano Seijo ignoró. Toro para el recuerdo, y para los jurados que seguramente lo tendrán anotado, junto a “Cartuchero” del Puerto.

El quinto, veleto y con enorme cuna, que fue saludado con aplausos se derrengó y fue devuelto por el sobrero de San Román que ofreció un juego franco, no aceptado por el salmantino, sin ilusiones, que parece cómodo siendo el ad later de su cuadrilla. Otra vez fue ovacionada Picador y banderilleros.

El cuarto aplaudido de salida y arrastre, fiero y a fondo en todos los tercios, y frente a la recursiva  faena de Rafaelillo, especialista en este hierro, terminó yendo a menos de un muleteo innecesariamente alargado. Murió resistiéndose, parado en la casta, bajo los aplausos.

El primero sacó genio y buscó, pero el murciano acostumbrado a estos lances, tramitó el asunto con serenidad, astucia, solvencia, pero sin lucimiento. Le mató con tres pinchazos, media espada, un aviso y un descabello.

El catalán Serafín Marín fue quien más, o mejor dicho el único que apostó por la estética. Pero no mucho, esporádicamente y sin aguante. El tercero fue el más noble y suave del encierro. Él le daba dos templados, enmendaba, y luego repetía. El miura le pedía trapo y él se lo mezquinaba. Quedando fuera de suerte tras cada par de muletazos. Otro miura no entendido, no valorado, no aprovechado. Con un poco más de convicción y valor Marín hubiese podido relanzar su carrera hoy desde Las Ventas y no quiso. Qué pesar. El sexto un cárdeno caribello, se le subió a las barbas desde un comienzo, y el asunto se limitó a salir ileso y pronto del compromiso, liquidado sin elegancia.    

 
Un hierro con los pergaminos de miura, con su capacidad de engrandecer cualquier faena, con las oportunidades que ofreció. Ha debido de ser mejor tratado. La corrida les quedó grande. Los que pagan lo sintieron y lo expresaron. Así terminó el San Isidro 2014, lánguidamente, habiendo podio terminar en fiesta. Pero hay que torear y matar señores.

Ficha del festejo
Plaza de toros de Las Ventas, Domingo 8 de Junio de 2014. 31ª de San Isidro. Sol y calor. Casi lleno. Siete toros, seis toros de Miura, bien presentados pero dispares,  bravos en diferente medida, al 2° Zahonero # 28 de 611 kilos, se le pidió la vuelta al ruedo. Aplaudidos de salida 2°, 3°, 4° y 5°y de arrastre el 4°. Un reserva de Fidel San Román, 5°bis soso, silenciado. 
Rafaelillo, silencio tras aviso y silencio.
Javier Castaño, pitos y silencio
Serafín Marín, división y silencio.
Saludaron: David Adalid y Fernando Sánchez tras parear al segundo y al 5° bis.


sábado, 7 de junio de 2014

Madrid 30ª de San Isidro – 2014

Sin trofeos pasó la caballada
 Por: Jorge Arturo Díaz Reyes
 
Sin orejas se fue la corrida de seis rejoneadores. Moura Caetano y Joao Moura, saludaron. Los toros de María Guiomar Cortés de Moura se dejaron, pero no los mataron.
 
Joao Moura en las cortas con el quinto
Foto: www.las-ventas.com
Corrida portuguesa. Lo eran cuatro rejoneadores, la ganadera, los seis toros, y casi todos los cincuenta y tres caballos que trajeron a Las Ventas, de los cuales la mitad galopó el ruedo, tenían sangre lusitana. Preciosos y lujosamente enjaezados. Un espectáculo en sí mismos.
 
La corrida se dejó. Ese paradigma del toro moderno, que todo lo permite, con resignación franciscana, para que, como decía el Chapulín Colorado se aprovechen de su nobleza. Cuando no es así, como sucedió ayer en la corrida de Victorino, todo el torerismo hace pucheros, pone el grito en el cielo, y exclama ¡El horror. Así no se puede! Bueno con estos sí se podía, y tampoco pudieron. Se llevaron sus doce orejas puestas y no por culpa de ellos. Porque dejaron hacer de todo.
 
Martin Burgos, El primero de los dos españoles, que vinieron ataviados de corto, mientras los otros a la Federica, tuvo sobre el castaño “Bolero” sus mejores momentos, temple largo de costado, lanzadas vistosas y dos banderillas precisas. Pero el rejón contrario desprendido, otro arriba y tres descabellos con aviso, hicieron olvidar eso y otras gracias.
 
Rui Fernandes, tuvo actuación bastante disociada del toro y de los hierros. Con el bayo Único danzó clavó dos arriba e hizo el molinillo levantando jaleo. Luego, un pinchazo, un rejón contrario, un aviso y cuatro golpes de cruceta dejaron todo en nada.
 
El madrileño Mariano Rojo, dio con un soso mansurron y el no pudo alegrarlo. Pese a que con Goya lo intentó, clavando un palo bien y otro mal y alargando un galope con los pitones a la grupa. Un pinchazo, un rejón contrario y tres crucetazos. Acallaron la parroquia.
 
Moura Caetano, en plan populista, gastó más tiempo manoteando y arengando el tendido, que con el toro. Pinchazo, rejón contrario pasado y descabelló. Se iba en silencio pero aplicó su último efecto. Cuando dobló el toro y estalló el pasodoble, sacó a Temperamento y lo puso a bailar en los medios. La gente se alborotó y el aprovechó para bajarse, saludar, e intentar una vuelta que los pitos atajaron.
 
Joao Moura, con el toreo de la tarde, acertado y serio, sin efectismos, mandó sus cabalgaduras y el toro en una lidia rematada celebradamente con las cortas ligadas. Iba rumbo a la oreja quizás, pero medio contrario y tres descabellos lo detuvieron. Saludó.
 
El muy joven y apuesto Francisco Palha, exhibió su entusiasmo y falta de experiencia, hasta se cayó junto con su caballo a las salida de unos giros. El toro, una hermanita de a caridad, ni lo miró. Luego perdió el estribo izquierdo y finalmente mató con metisaca, y cinco descabellos azarosos.
 
Ficha del festejo
Plaza de toros de Las Ventas, Sábado 7 de Junio de 2014. 30ª de San Isidro. Sol y calor. Media plaza. Seis toros de María Guiomar de Moura, despuntados reglamentariamente y noblotes.

Martin Burgos, silencio  tras aviso.
Rui Fernandes, silencio tras aviso.
Mariano Rojo, silencio.
Moura Caetano, saludo espontáneo e intento de vuelta protestado.
Joao Moura, saludo pedido
Francisco Palha, silencio tras aviso
 


viernes, 6 de junio de 2014

Madrid 29ª de San Isidro – 2014

Los victorino tomaron la plaza
 
Por: Jorge Arturo Díaz Reyes

La dura corrida de Victorino, aplaudida de salida y arrastre, puso a la terna entre la espada y la pared. Ferrera fue aplaudido. Aguilar saludado y Uceda pitado. El Banderillero Manolo Rubio herido por el quinto.
Manolo Rubio es cogido por el quinto
Foto: www.las-ventas.com
 Lujosa de tipo y pareja, la encastadísima corrida de Victorino Martín, saltó y se adueñó del ruedo de Las Ventas, de principio a fin. Atacaron a los caballos con brío. El segundo y el cuarto tomaron tres varas desde los medios. Los otros de a dos. Mucha, raza, mucha fuerza, poder, agilidad, mucha ofensividad y genio, y nada, nada de docilidad. Bueno, el papel del toro no es salir a ser cómplice de su propia muerte y de su propia burla. Parecían traer entre cuerno y cuerno estos.
 
Infundieron un respeto evidente a las cuadrillas, les quitaron el sitio, las desordenaron, Los tercios de banderillas, salvo el del segundo, ejecutado bien por Ferrera, fueron un caos, y la lidia ni se diga. Sólo brillaron los picadores, varios aplaudidos.
 
¿Y el tercio de muerte? Qué pena. El primer tiempo del toreo es parar (Pepe Hillo 1796), Estos no permitieron parar a nadie, en toda la tarde, luego… Además los mataron con prevenciones, con ventaja, de cualquier forma. La lidia (el toreo), se hizo para poderle a los toros, todos, a los duros y a los blandos, no solo para acompañar embestidas pastueñas. Ferrera intentó un brega de poder con el quinto, fiero y orientado. Al principio lo entendieron, pero luego no. Un contrasentido.
 
El público torista de Madrid. Había tomado partido por el encierro tan pronto asomó la cornamenta veleta del bello primero. Así, de salida, y luego de arrastre, todos. Los cinco primeros aplaudidos y ovacionados. Alguna vez debe de ganar el toro, parecían decir las palmas. Estos de hoy ganaron, por más lloriqueos toreristas que haya. Repito fueron los dueños del ruedo, del público y de la tarde. Nadie pudo disputárselos.
 
¿Qué eran difíciles? Claro, uno más que otros, pero eso hubiese avalado cualquier lidia completa. No la hubo. ¿Para qué son los toreros? Eso era lo que preguntaban estos albaserradas hoy. No les contestaron. Y si no les contestó la veterana terna, de valor probado, y curtida en corridas duras ¿Quién habría podido contestarles?
 
Uceda Leal, tiró por la calle del medio, distancia, unipase y escape. Con su lote, por igual, y eso que el cuarto tuvo claridad y fijeza. Él es capaz. No quiso. Pinchazo y estocada con muerte en los medios a uno, y pinchazo desarmado y estocada desprendida al otro. Con enojo popular.
 
Antonio Ferrera, lució con el segundo, como es costumbre, con los palos y fue ovacionado fuerte. Asomado y por la cara, primero al sesgo, luego caminando con marchosería hasta la jurisdicción del toro que lo esperaba atento para cuartear en la cuna y al final, un par por los adentros de gran mérito y alto grado de dificultad. Lo demás fue incomodidad, desconfianza, defensa, y pegar pases de poca monta. Para pinchazo y espada contraria avisada, primero, y al quinto, cuatro metisacas cuarteando, un bajonazo chalequero ineficaz, y cuando el puntillero Manolo Rubio se acercó, como un gato se incorporó de un salto y lo cazó corneándolo.   
 
Alberto Aguilar, Quizá fue el mejor librado por sus deseos y su empeño inútiles. Pinchó, y cayó en la cara del toro, escapando de milagro, luego media estocada caída, lo hizo saludar. Al del cierre le dio en hueso seis veces, le puso medio estoque y dos golpes de cruceta.
 
Cruzaron los tres espadas el ruedo, como habían llegado, uno al lado del otro. Detrás, sus hombres agrupados. Todos, menos Rubio que estaba siendo operado en ese momento a pocos metros. La rechifla sonaba cruel, despiadada, cruda. Me recordó ese cuento terrible de Hemingway “El invicto”. Se había pasado mucho miedo, se había estado en peligro, se había derramado sangre. Y no importó.   
 
Ficha del festejo
Plaza de toros de Las Ventas, Jueves 6 de Junio de 2014. 29ª de San Isidro. Sol y calor. Casi lleno. Seis toros de Victorino Martín, bien presentados, ofensivos, encastados, fieros en diversas versiones, con temperamento y genio. Aplaudidos de salida y arrastre los cinco primeros.
 
Uceda Leal, pitos  y pitos.
Antonio Ferrera, palmas tras aviso y pitos.
Alberto Aguilar, saludo y silencio.
 
Incidencias: El banderillero Manolo Rubio fue cogido al tratar de apuntillar al 5°.
 
Parte médico de Manolo Rubio: Cornada en región perineal de 15 cms. que alcanza pubis,  contusiona uretra y recto.
Luxación de rodilla derecha, con rotura de ligamentos cruzados anterior y posterior y ligamento lateral interno.
Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza, se realiza reducción de la luxación de rodilla e inmovilización. Se traslada al Hospital Virgen del Mar. Pronóstico grave.
Firmado: Dr. García Padrós.