jueves, 31 de diciembre de 2015

CALI / PREMIACIÓN OFICIAL

Juli, Señor de los Cristales
Jorge Arturo Díaz Reyes, Cali, Colombia, XII 31 15

Los Jurados de los premios oficiales otorgados por la empresa han entregado sus fallos nombrando los triunfadores de la 59 feria de Cali, en sus diferentes categorías.   

Roca Rey y El Juli. Fotos: Camilo Díaz

Destacan: El Juli, Trofeo Señor de los Cristales como máximo triunfador, Roca Rey labor de conjunto y Ernesto Gutiérrez, mejor encierro y mejor toro con "Rotolando".
 
Boletín de prensa:

La Plaza de Toros de Cali S.A. informa que el jurado calificador conformado por la Señora Mignon Plaza, el padre Joaquín Sanchez y el señor Pedro Jaramillo han dado a conocer el nombre de los siguientes triunfadores de la Feria TAURINA 2015:

· Mejor Subalterno de a pie por su desempeño como banderillero y lidiador a: RICARDO SANTANA

· Mejor Subalterno de a caballo por su destacado desempeño como picador durante a: LUIS VILORIA.

· Trofeo Mejor labor en conjunto por su destacada y valerosa actuación el día 27 de diciembre 2015 al matador ANDRES ROCA REY.

hacen una mención especial a la excelsa labor desempeñada por Diego Ventura durante sus presentaciones los días 26 y 30 de diciembre

· Trofeo Señor de los Cristales al matador JULIAN LOPEZ “EL JULI” como máximo triunfador de la temporada por su faena al toro No. 398 de nombre “Rotolando” de la ganadería de Ernesto Gutierrez lidiado el día 28 de diciembre.

"Rotolando" de Gutiérez. Foto: Camilo Díaz
La Plaza de Toros de Cali S.A. informa que el jurado calificador conformado por los señores Pedro Alejandro Cruz, Santiago Duran y el padre Joaquín han dado a conocer el nombre de los siguientes trofeos a Mejor Toro y Mejor Encierro de la Feria TAURINA 2015:

· Mejor encierro al lidiado el día 28 de diciembre de 2015 de la ganadería Ernesto Gutiérrez de los herederos de Ernesto Gutierrez Arango.

Hacen una mención especial al encierro lidiado el día 27 de diciembre de la bandería de Paispamba de Don Enrique Alvarez Q.

· Mejor Toro de la Feria al No. 398 de nombre “Rotolando” con 528K de la ganadería Ernesto Gutierrez, lidiado el dpi 28 de diciembre de 2015, por el matador Julian López “El Juli”.

Hacen una mención especial al toro No. 594 con 490K de nombre “Ranchero” de la ganadería de Juan Bernardo Caicedo lidiado por el rejoneador Diego Ventura el 26 de diciembre.

Alejandra Acebedo B.
Publicidad y mercadeo

miércoles, 30 de diciembre de 2015

FOTOS 6ª DE FERIA EN CALI

Miércoles 30 de diciembre 2015
6ª de feria en Cali

6 toros de: Juan Bernardo Caicedo

Diego Ventura, Luis Bolívar, Alejandro Talavante

Testimonio gráfico
Fotos: Camilo Díaz Santa

Lea la crónica del festejo aquí

Talavante


Amazonas 50 años

Bolívar

Talavante

Ventura

"Oro"

Saludo

Remate

Temple

Humillado

Natural

Larga

Otra

Molinete

Por la izquierda

Recibiendo

"Ordóñez"

Ovación

"Morante"

Oreja

Bolívar de largo




 

CALI 6ª DE FERIA - CRÓNICA

La estocada de la feria
Jorge Arturo Díaz Reyes, Cali, Colombia, XII 30 15

Alejandro Talavante y “Galopo” cerraron la feria esculturalmente. Luis Bolívar lució en la adversidad. Ventura emocionó. Parejo y encastado encierro de Juan Bernardo. 
  
Amazonas 50 años. Foto: Camilo Díaz
Cinco castaños requemados y uno negro el tercero, muy simétricos, de bonitas hechuras, los domecq de Juan Bernardo Caicedo; tuvieron comienzos vibrantes, codiciosos, galopantes pero finales menos intensos y sacaron asperezas. Aunque también es cierto que las faenas deben tener los pases que los toros traen y la mayoría esta tarde quisieron ir más alla. Primero, segundo y sexto se  fueron aplaudidos en sus arrastres. Silenciados tercero y cuarto, y pitado el flojo quinto.

Abrió corrida Diego Ventura, con un trotón que no se dio del todo. Le hizo un faena breve, sobria y pulcra. Sobre “Ordóñez”, “Demonio” y “Oro” fue colocando en sitio dos rejones de castigo, cuatro banderillas largas, tres cortas, un pinchazo y un rejonazo letal, siendo silenciado.

Con el cuarto, que se creció tras manseos iniciales, armó fiesta. “Cigarrera”, otra vez “Ordóñez”, “Morante” mordelón, y “Toronjo” iluminaron todos los tercios. Giros, cabriolas, piruetas, proximidades y pasos por espacios inverosímiles, tanto en cites como en remates de suertes, pusieron los tendidos en modo escándalo. Los quiebros, los galopes a dos pistas y la templanza parecían avivar las embestidas. El rejón tiró sin púntilla, y esta vez la oreja pareció poco.      

Las primeras tres tandas derechas de Luis Bolívar, al codicoso segundo tuvieron mucha fibra de lado y lado. La faena y el entusiasmo remontaban con visos de acontecimiento grande, pero el toro se fue agotando y la  brega se prolongó en descenso, quizá innecesariamente. Ni la notable estocada logró recuperar el animo inicial.

El quinto fue flojo, claudicante y por ello defensivo hasta el desespero. Luis apostó con hombría, en jurisdicción de cacho, frontal, cruzado al pitón contrarió, con el compas abierto se ofreció nucho a cambio de nada. Se tiró sobre los pitones y clavó hasta los gavilanes, mas la punta emergío quitando cualquier trofeo. La ovación fue de gala.

Alejandro Talavante, desarmado  tras la primeras verónicas, tuvo la vehemencia por sello en sus faenas. Mas ganas que pureza, más deseos de triunfo que poso. Más espectacularidad que hondura. El temple y el destemple se alternaron en ambas casi que simétricamente. Compromiso, quietud y valor hubo, pero faltaron orden, partitura, sindéresis y medida. El público agradeció lo primero sobre cualquier consideración y acompañó con furor. La banda también.

Más corta la primera que fue saludada tras una fuerte petición de oreja y más larga la última que terminó en la estocada de la feria. Un canto a la suerte suprema. En corto y por derecho, dando el pecho, volcado, lenta toda la espada en la cruz, el bravo peleando, persiguiendo hasta el último aliento, y al final resistiéndose sobre su casta como en la famosa escultura de Mariano Benllíure. Qué manera de morir. Qué manera de cerrar. Qué estocada de oreja y de recuerdo. El ciclo no podido tener mejor colofón. Fue tarde de matadores, de ritual, de muertes honorables. Eso paga todo.

FICHA DEL FESTEJO
Miércoles 30 de diciembre 2015. Plaza de Cañaveralejo. 6ª de feria, 10ª de temporada. Sol y calor. Tres cuartos de plaza. Seis toros de Juan Bernardo Caicedo (en Domecq), bien presentados y encastados pero a menos la mayoría.
Luis Bolívar, silencio y saludo.
Alejandro Talavante, saludo tras petición y oreja.
Diego Ventura (rej), silencio y oreja.

martes, 29 de diciembre de 2015

FOTOS 5ª DE FERIA CALI

Martes 29 de diciembre 2015
5ª de feria en Cali

4 toros de: Ernesto González y 2 de Ernesto Gutiérrez

Enrique Ponce, Paco Perlaza, Sebastián Castella

Testimonio gráfico
Fotos: Camilo Díaz Santa

Lea la crónica del festejo aquí

Los tres

Expectación

Perlaza

Castella

Ponce

Primer ernesto

Largando tela

A media altura

Humillado

Tapado

Saludo

Media

A Manzanares

En el platillo

desmayo

entregado

Pequeño

Inicio

embarcado

desplante

Vuelta
 

CALI 5ª DE FERIA

Un disparate
Jorge Arturo Díaz Reyes, Cali, Colombia, XII 29 15

Un encierro disparejo en todo, la negacion de la suerte de varas, los desatinos con la espada, y un palco disparatado  terminaron, empañando los buenos momentos de toreo y ninguneando la Plaza.
 
AgFoto Camilo Díaz
Lejos, muy lejos de su prestigio los cárdenos, cornicortos y escalerudos  santacolomas del doctor Ernesto González, remendados con dos negros parches de Gutiérrez, fueron entrambos material poco propicio para una tarde torera. No los picarón, porque no lo aguantaban, puro simulacro de mono-mini-puyacito.  --¿Y su señoría? --Muy bien gracias ¿Y usted? Cambiemos tercio y pongamos música ¡Que viva la feria! --Dos con bonitas hechuras condesas, el primero y el quinto, no salieron con nada. Por contra  dos terciaditos, en el margen de la ley, sacaron casta vieja y se hicieron aplaudir. Los emergentes manizaleños, uno segundo bis que salió por el despitonado titular, y otro, sexto, los dos de romana decente, sacaron más genio que otra cosa provocando división de opiniones y protestas respectivamente.

Enrique Ponce, vino a sustituír a Manzanares y sentó cátedra. Los toros problema que le salgan a los que saben, y este se las sabe todas. Al desrazado e incierto primero le dio lo suyo. Sobando, sobando, le fue obligando hasta los siete naturales sino ligados sí meritorios. El ruedo reverberaba, el toro no se dejaba y Enrique sudaba, pero no se descomponía y mandaba. ¡Qué bueno verlo así! Ganándosela. Un pinchazo y una gran estocada solo recibieron un saludo, pero la lección fue de trofeo.

Con el chiquitín y picante cuarto, acosado por el viento, bregó con maestría, desde los donosos doblones genuflexos con que comenzó la doma hasta las dos barrocas poncinas en los medios con que remató la últimas tandas circulares, delicadas, hipnóticas, a media altura que demostraron que en esto de torear suavidad vale más que fuerza. Maestro en dorada madurez. Merecía mucho, merecía todo, no necesitaba que le regalaran nada. Se tiró a volapié, la hoja entró total pero asomó un palmo por el costado… y el palco, el inefable palco, descaradamente le tiró una oreja que más que premiar infama. No hay derecho. No, no y no lo hay. Un soberano disparate. El de la feria. Que pena tener que quitarle líneas a la bella obra para comentar semajente dislate. Para colmo, porque los males no vienen solos, el maestro terminó solidarizado con la burrada y declaró “No fueron sino dos deditos”.

Paco Perlaza, vino al que ha sido su patio de recreo desde la primera infancia, y vino en serio. Se puso de rodillas a portagayola y así, jugado, estuvo toda la tarde luchando a destajo contra las adversidades de la brisa y el peor lote, que no le impidieron momentos de brillantez. Una estocada recibiendo en los medios al segundo bis hubiese merecido pelo, pero el gutiérrez se la tragó, ¡Malhaya! Y los cuatro descabellos, dos veces ¡Malhaya! Con el quinto, que no podía ni con su alma, bastante hizo con no dejarlo caer, sin embargo cuando le sepultó el acero descentrado, ahí sí se petrificó en sus patas, y el verduguillo tocó dos veces y el clarín una.

Sebastián Castella, rectitud, hieratismo, serenidad. Con el geniosito tercero, en el tercio, le hizo girar en tandas cortas pero ligadas por los dos lados, alborotando la banda y la fanaticada, tanto que rompió su sobriedad desplantándose mas de lo necesario. Pinchazo, tercio de hoja y terna de cruceta, fueron saludados. Es que lo quieren mucho. El sexto era un soso descompuesto. Porfió sin esperanza y sin medida hasta que ya en sombras nos liberó a todos con estocada honda.

 FICHA DEL FESTEJO
Martes 29 de diciembre 2015. Plaza de Cañaveralejo. 9ª de temporada. Sol y calor. Tres cuartos de plaza. Cuatro toros de Ernesto González (en Santacoloma), dispares de presencia y juego. Dos de Ernesto Gutiérrez, zancudos y ásperos.
Enrique Ponce, saludo y oreja.
Paco Perlaza, palmas y palmas.
Sebastián Castella, saludo y silencio.

MANZANARES Y CALI - VIÑETA 134

Viñeta 134

Manzanares y Cali
Por Jorge Arturo Díaz Reyes. Cali, 29 de diciembre del 2015

Diciembre 28 2013. Foto: Camilo Díaz
Lo usual para un torero que se cae del cartel por incapacidad, es remitir a la empresa copia del certificado medico, quizás endulzada con una fórmula de cortesía, y pare de contar.

Pero que uno convaleciente de cirugía en la columna vertebral tome un avión, cruce el Atlántico, dé la cara, presente la excusa personalmente, pernocte y se devuelva, más que inusual es cosa de locos, o de enamorados que también lo son, como decía Wilde, o de amigos verdaderos, otra versión del amor.

Manzanares lo ha hecho. Está en Cali. Llego anoche, se va mañana y esta tarde presentará sus respetos a la afición en la corrida para la cual estuvo anunciado y en la que su padrino de alternativa Enrique Ponce le sustituirá.

Antes de venir lo había explicado con un “trino”. Es muy afectó a las redes sociales. Torero moderno de añeja raigambre, “Me hablaban de Belmonte, de Ortega, de Ordóñez y me enseñaron lo que es torear de verdad”.

Es un gesto, una deferencia con la ciudad, que se lo merece, y no se sorprende con él, pues el afecto es viejo. Recuerdo como si fuera hoy el 30 de diciembre de 1963, corrida histórica por cierto aquí, en la que Zúñiga, Puerta, El Viti, Camino, El Cordobés y El Caracol, cuyo toro banderilleara el abuelo “Pepe Manzanares”, les cortaron a los santacolomas de de González Pidrahita ocho orejas y tres rabos.

Conozco bien la secta manzanarista que dejó acá José Mari, el hijo, cuyos inconsolables fieles aún andan por ahí añorando sus exquisiteces y bohemia.

Y tampoco puedo olvidar que hace dos años exactos, este Manzanares de ahora, el nieto, la última vez que vino de luces, llenó Cañaveralejo, toreó, mató y se fue por la Puerta Señor de los Cristales diciendo que volvía, pero no volvió. Y tenía que volver, aunque no fuese a torear, aunque fuese solo como como un amigo más que viene a saludar.

lunes, 28 de diciembre de 2015

FOTOS 4ª DE FERIA EN CALI

Lunes 28 de diciembre 2015
4ª de feria en Cali

6 toros de: Ernesto Gutiérrez

"El Juli", Luís Bolívar

Testimonio gráfico
Fotos: Camilo Díaz Santa

Lea la crónica del festejo aquí

Inicio

Final

Juli

Bolívar

Mano a mano

Bolivar quita

Torea

Ayudado

Desplante


Para los paisanos

Sombreros de las peñas

"Rotolando" indultado

Diego Ochoa tumbado

Lopecinas al quite

Por ustedes

Doblando

Natural

Atardecer

Por bajo

Los Gutiérrez y El Juli